POR EL ARROYO

IMG-20190717-WA0019

  Del cielo cae agua abundante. Suena como si muchas personas manipularan una gran cantidad de bolsas de polietileno al mismo tiempo. No hay nadie afuera. Son las 14:00, pero pareciera que son las 18:00 debido a la oscuridad proveniente de las nubes grises, compactas; que albergan en sus bases toda esa tormenta que asusta, pero que obliga a quedarse en la que alguna vez fue una reconfortante y segura casa. Un hogar que ya no es el de la niñez. Sigue leyendo