POR EL ARROYO

IMG-20190717-WA0019

  Del cielo cae agua abundante. Suena como si muchas personas manipularan una gran cantidad de bolsas de polietileno al mismo tiempo. No hay nadie afuera. Son las 14:00, pero pareciera que son las 18:00 debido a la oscuridad proveniente de las nubes grises, compactas; que albergan en sus bases toda esa tormenta que asusta, pero que obliga a quedarse en la que alguna vez fue una reconfortante y segura casa. Un hogar que ya no es el de la niñez. Sigue leyendo

EL CIELO EN EL PARANÁ

Neblina río Paraná

Imagen extraída de Misiones Online

   “Paraná no es un río, es un cielo que baja”. No olvidaré jamás esa frase. La primera y última vez que la leí fue en la escuela, a mis siete años. Se hallaba impresa en tamaño pequeño sobre el mapa de Argentina colgado en el pizarrón. ¡Me llenó de intriga! No adivinaría que más adelante, mi vida amorosa tendría que ver con ese mismo río y que se desarrollaría a través de las intermediaciones. Sigue leyendo

DANTE EL SUBLIME

woman-1852907_1920

Fuente de la imagen: Pixabay

  En sus escasos tiempos libres, la oficinista Sofía gustaba de leer obras literarias del género fantástico. Particularmente, una novela en la que el protagonista, Dante el sublime, era su ídolo momentáneo. Una noche, luego del trabajo, ella se dispuso a mirar la televisión y se encolerizó al ver que una de sus historias favoritas era “deformada” por una película, cuyo papel principal se lo dieron a Denis, un actor que no se parecía en nada a Dante. Sigue leyendo

SU SOMBRA

     Su s

      Recuerdo que ese día era como cualquier otro. Es decir, nunca me imaginé que después habría
cambios. Yo llegué al punto de encuentro luego de haber atravesado el puente frágil y ancho que está suspendido sobre el único río de la ciudad que se une con el cielo. Lo atravesé volando, ya que no me cuesta nada, que para eso tengo el don. Hacía mucho calor, eso sí.
Sigue leyendo

GUÍA DESORIENTADORA

img-20160417-wa0013

Foto tomada por F.K.

   Siempre sostengo en mi mano una estrella del cielo. Con su luz, ella me orienta en el camino arenoso, cuidando de mantenerme en la orilla del mar. Me ayuda, además, a leer la bóveda celeste, mostrándome algunas constelaciones. De esta forma, si bien ando bajo una noche eterna, no me pierdo, ya que cuento con toda esa iluminación estelar.

Sigue leyendo

LA PEQUEÑA ESTRELLA

Ella no podía dormir. Reposaba boca abajo en su cama de una plaza y, desde allí, La pequeñaapreciaba los rayos luminosos que le prodigaba el cénit nocturno, cuya posición era ocupada por un cuerpo celeste estudiado por la selenografía, conocido como Luna. Los haces atravesaban la ventana, azulando la pequeña habitación. Ese efecto acuarela (en unas partes, de tono más oscuro que en otras) era más activante que soporífero. Realmente, tenía a sus ojos cautivos. Éstos estaban fijos en un espacio en especial, cercano al alféizar, puesto que su claridad resultaba lenta, pero progresivamente… ¡hasta que se convirtió en una diminuta centella permanente, en una estrella terrena!
Sigue leyendo