LA LIBRERÍA

books-2596809_1280

Fotografía: Pixabay

   En la ciudad, todos estaban expectantes por la apertura de la nueva librería, que se anunciaba como la más grande, completa e inclusiva de todas. En la publicidad se indicaba que contaría con todos los insumos habidos y por haber a precios sumamente accesibles, permitiendo una mayor llegada al público. Por si fuera poco, tendría una biblioteca en la cual los clientes podrían estudiar, leer, escribir o dibujar. Su propietario, Tomás, era un hombre de mediana edad que, en sus buenas intenciones, deseaba que todos pudieran tener al alcance el mundo de las letras, el arte gráfico y la cultura en sí. Sigue leyendo