OJO CON ESE JOVEN CEJUDO

privacy-policy-1624400_1280

Imagen de Pixabay

 

   ¿Conoces al joven cejudo que vive allá, enfrente? No te conviene. Lo digo porque yo sí lo conozco. Es un ser delicado, “enojón”. Entra a las casas de sus amistades y, con ojos que transmiten desprecio, acentuados por gruesas cejas de gnomo, mira y remira los objetos; busca y rebusca imperfecciones, y las encuentra por montones. Tras el minucioso análisis… se queda en dichas casas y no se va más. Sigue leyendo

CENITAL

cucuta-2691899_640

Imagen: Pixabay

 

  Un grupo selecto de individuos tiene acceso a una vista cenital de su ciudad. Otro conjunto de personas lo observa desde diferentes ángulos. Pero son los menos, no toda la gente puede hacerlo. Es así que la mayoría percibe a los de arriba con ojos contracenitales. Sigue leyendo

UN DESTELLO DE ESPERANZA PARA EL ISONDÚ

 A continuación,  les presento una nueva versión del relato Luces entre los troncos, que publiqué en tres partes (ver II y III), hace ya unos años. En esta oportunidad, intenté dar un cierre a la historia, ya que el aludido relato había quedado sin terminar. ¡Espero que disfruten esta reversión!

 

   Érase una vez una tarde naranja y templada que cubría una casa localizada en el antiguo barrio John Kennedy. Una muchacha, residente reciente, se encontraba sentada en el único escalón que había en la entrada del inmueble. Se trataba de Graciela, de 20 años, quien vivía junto a sus padres (con el plan de quedarse allí hasta finalizar sus estudios universitarios). Ella, desde que se mudó junto a su familia (una semana atrás), comenzó a tomarle importancia a una frondosa arboleda ubicada a varios metros de distancia, donde se situaba el Jardín Botánico “Alberto Roth”, considerado el pulmón verde de la ciudad de Posadas. Es que desde allí, solían brillar dos luces amarillas, con forma de pequeñas semillas de cítricos en posición horizontal. Un par de ojillos suspendidos por debajo de las copas. Sigue leyendo

PESADILLAS FRUSTRADAS

Pesadillas

  Durante una madrugada, alguien muy conocido camina por el pasillo de la casa para pedirme que le haga un favor. Se me acerca a paso rápido y,  a medida que lo hace, realiza la petición con una voz débil, levemente ralentizada. Veo en este hecho indicios de una pesadilla, bastante familiar, vinculada a las cosquillas. Es decir, en estos casos, la persona se me aproxima para realizarme cosquillas incesantes, las cuales lejos de causarme risa, no me permiten respirar Sigue leyendo

LUCES ENTRE LOS TRONCOS (parte III)

Luces (2)
El ser de ojos amarillos se asustó cuando vio de cerca a la joven. La primera y última vez fue durante un atardecer, en la arboleda situada frente a la casa de la humana. La había observado acercarse como loca a la densa vegetación. ¡Él nunca había sentido tanto temor!
Sigue leyendo

LUCES ENTRE LOS TRONCOS (parte II)

Ojos

¿Qué puedo escribir? Necesito armar otro relato, pero se me han acabado las ideas. Y para variar, tengo muy poca experiencia de vida. Si tuviera más, por supuesto que dispondría de mucho material a partir del cual generar ficciones… Realmente, no sé qué hacer. Escribo esto en mi habitación, desde la cual vislumbro la arboleda en la que vive ese extraño ser de ojos luminosos. Sigue leyendo

LA VIDA DE EBER*

Eber
Durante más de cuarenta años, Don Eber ha sido el propietario de un gran terreno que cimienta su vasta casa, caracterizada por su pintoresquismo… En realidad, solía haber en el lugar una edificación como la señalada, pero ha sido demolida para instalar allí tres o cuatro pequeños cuchitriles a fin de alquilarlos. Esto no le gustó nada al septuagenario Eber cuando apenas era una idea formulada ante él por sus parientes, herederos de sus pertenencias, quienes argumentaron que eso les sería más rentable que el negocio familiar textil, el cual favorecía más a la columna del haber que a la del debe. A él lo llevarían a vivir con uno de ellos y luego, velarían por hallar a alguien extraño que velara por él.

Sigue leyendo