VIDA Y OBRA

life-4244797_640

Ilustración extraída de Pixabay

   Soy una aficionada a las letras, pero hay tardes en que no tengo qué decir (lo menciono porque, usualmente, escribo en horarios vespertinos). Siempre creí que esto me sucedía por falta de ideas, y que contra eso no podía hacer nada más que esperar el momento oportuno en que “arribe la inspiración”. Todavía pienso que algo de esto hay. No obstante, comencé a comprender o a tomar noción de otra verdad que transmiten hasta el cansancio los profesores y demás expertos en la materia: Sigue leyendo