INVASIONES

wood-3078772_1920

Fuente de la imagen: Pixabay

  La humilde casa donde vivía Darío estaba hecha de madera y se asentaba sobre un terreno que no era ni muy grande, ni muy chico. Él mismo la construyó y estaba muy orgulloso de ella. Las cosas que tenía allí dentro no eran de gran valor, pero las apreciaba por el simple hecho de sentirlas propias. El interior estaba únicamente ornamentado por una peculiar planta en el suelo, que se encontraba en el fondo del inmueble. El ejemplar tenía el tamaño de un bonsái, con un férreo tallo que terminaba en gruesas hojas, similares a las del aloe vera. Sigue leyendo